Protección presidencial

Posted on diciembre 7, 2015

0


Si Sáenz de Santamaría es la que va al debate electoral en lugar de ir a tertulias de futbol, si es la que comparece ante los medios en lugar de hacer ruedas de prensa con una pantalla de plasma. ¿Por qué no deja que se presente ella a presidenta del gobierno, Don Mariano? Tanto de llenarse la boca contra la violencia machista desde el 25 de noviembre, muchos colores violetas, pero nuestro presidente deja que ella le haga el trabajo sucio para colgarse los méritos.

Hay muchas razones para que vaya ella y no él, empezando por la baja popularidad del presidente del gobierno. Los dotes para la elocuencia e improvisación de él brillan por su ausencia mientras que los de ella, compartamos o no sus argumentos, le dan mil vueltas. Ella también puede, al ser mujer, hacer bascular a la derecha el voto femenino, que parece ser el más indeciso según las encuestas.Pero la guinda de las razones va más allá de dar la sensación de “representar, no a un candidato, sino a un equipo”. En el Hoy por Hoy de Pepa Bueno decían esta mañana que Rajoy enviaba a Sorayita porque sus opositores no se atreverían a insultar a una mujer. En el PP creen que deberán ser más respetuosos con una representante femenina que no con uno masculino “si no quiere caer, como Cañete, en comentarios machistas”. Disculpad que no recuerde las palabras exactas, pero lo que me ha calado ha sido el insulto. Lo el que podrían proferir los candidatos a Sáenz de Santamaría, sino el que le ha soltado en toda la cara su partido. “Ve tu, Soraya, que como eres una tía seguro que no se meten tanto contigo, que te verán más débil”. Eso sí que es violencia machista y no los improperios que podrían soltarle.

Esconderse tras las faldas de la hermana mayor es una fantástica estrategia, pero además desvalorizarla por protegerle ya es la repanocha.

Anuncios
Posted in: La meva opinió